Hipnosis clinica reparadora libro pdf

  • admin
  • Comments Off on Hipnosis clinica reparadora libro pdf

Representación de la homosexualidad en una escultura del templo Kandariya Mahadeva en Khajuraho, localidad del estado de Hipnosis clinica reparadora libro pdf Pradesh en la India. La terapia de reorientación sexual está estrechamente relacionada con el movimiento exgay, que es más explícitamente religioso. El consenso médico y de los trabajadores de la salud mental en los Estados Unidos es que no existe o existe muy poca evidencia científica de que la terapia de reorientación sexual sea efectiva para cambiar la orientación sexual, y existe alguna evidencia de que puede ser dañina.

Ninguna de las principales organizaciones médicas de Estados Unidos apoya la terapia de reorientación y algunas han expresado su preocupación sobre la ética y las hipótesis que rodean a esta práctica. El término de conversión suele preferirse al de reparativo, ya que este último sugiere que el deseo sexual por su mismo sexo puede o debe ser reparado. Debido a la opinión médica, la terapia de reorientación sexual es una práctica marginal. En la década de 2000, los terapeutas de reorientación sexual definen el movimiento como la posibilidad de dar a elegir su sexualidad a los hombres y mujeres homosexuales que son infelices por ello. Los defensores de los derechos del colectivo LGBT describen el fenómeno como la derecha cristiana que ha vuelto a empaquetar su campaña antigay en términos más suaves y amables. En vez de simplemente denunciar a los homosexuales como corruptos social y moralmente, la derecha cristiana ha pasado a una estrategia de enfatizar el movimiento exgay. Sin embargo, tras la máscara de compasión, el fin sigue siendo el mismo: reducir la protección legal para gais, lesbianas, bisexuales y transexuales.

Los primeros intentos de clasificar la homosexualidad como una enfermedad se realizaron en el movimiento europeo de sexólogos a finales del siglo XIX. En 1896 Sigmund Freud publicó sus ideas sobre el psicoanálisis. Freud creía que todos los humanos eran bisexuales por nacimiento y que, el que una persona en particular manifestase la homosexualidad o la heterosexualidad, era resultado de factores ambientales que interactuaban con los impulsos sexuales biológicos. Preguntándome si puedo ayudar , quiere preguntar, supongo, si puedo eliminar la homosexualidad y hacer que la heterosexualidad pueda tomar su puesto.

La respuesta es que generalmente no podemos prometer que lo consigamos. En un cierto número de casos tenemos éxito desarrollando los gérmenes de las tendencias heterosexuales que están presentes en todos los homosexuales, en la mayoría de los casos ya no es posible. Parte de la ideología nazi era la consideración de la homosexualidad como una enfermedad, ya que se oponía a la noción de la raza aria que los científicos nazis buscaban perfeccionar. La homosexualidad era considerada como un defecto del carácter y por lo tanto susceptible de ser curada a través de algún tipo de terapia.

Rado rechazaba la teoría de Freud de la bisexualidad innata, argumentaba que la naturaleza humana es por defecto heterosexual y que la homosexualidad era causada por la psicopatología de los padres. Socarides y Kardiner desarrollaron teorías similares: Socarides interpretó los deseos homosexuales como una enfermedad originada de un conflicto entre el yo y el ego, que aparece típicamente a edad temprana en un ambiente dominado por las mujeres, en el que el padre está ausente, es débil o es sádico. Los terapeutas de conversión también rechazaban el pesimismo de Freud sobre la posibilidad de cambiar la orientación sexual con terapia: Bieber publicó en 1962 un estudio que concluía que aunque este cambio puede ser conseguido con mayor facilidad por unos que por otros, a nuestro juicio, un cambio hacia la heterosexualidad es una posibilidad para todos los homosexuales que estén fuertemente motivados para el cambio. Los profesionales que consideran la orientación sexual como resultado de un comportamiento aprendido es posible que adopten técnicas de modificación del comportamiento.

Estas pueden incluir técnicas de reacondicionamiento de la masturbación, visualización y aptitudes sociales. Los procedimientos más radicales incluyen la terapia de aversión y la terapia de electrochoque. Casos documentados incluyen choques eléctricos a los genitales del paciente, a veces junto con imágenes desagradables, que incluían montones de heces y lesiones debidas al sarcoma de Kaposi. En 1966, el psicólogo estadounidense Martin E. Estos resultados produjeron lo que Seligman ha descrito como una explosión de entusiasmo sobre el cambio de la homosexualidad barrió la comunidad terapéutica después de que los resultados fueran publicados en 1966. Sin embargo, Seligman indica que más tarde se descubrió que los resultados eran defectuosos: la mayoría de los hombres que habían dejado de tener sexo con otros hombres eran de hecho bisexuales.

Entre los hombres que eran principalmente homosexuales, la terapia de aversión tenía mucho menos éxito. Los gobiernos también han empleado estos métodos. En 1952, el gobierno británico sometió a Alan Turing a estas técnicas después de que fuera arrestado por tener sexo con un hombre. En la India, donde la homosexualidad es ilegal, todavía se emplean estos métodos. La terapia de aversión ya no está autorizada por la APA como una manera apropiada de tratar la homosexualidad. Los disturbios de Stonewall comenzaron el movimiento LGBT moderno internacional.

En 1969, los disturbios de Stonewall dieron inicio al movimiento LGBT moderno en Estados Unidos y aumentaron la visibilidad del colectivo LGBT. Comenzando en 1976, Éxodus International comenzó a recomendar a gente hacia sacerdotes que intentaban cambiar su orientación sexual. Los sacerdotes de Éxodus consideran desde una perspectiva religiosa que las relaciones homosexuales son un pecado. En 2007, Éxodus es la organización de exgais más visible de Estados Unidos, que ocasionalmente realiza un anuncio a página completa en un periódico o en carteles en la calle. La etiqueta reparadora tiene su origen en 1983, cuando Elizabeth Moberly, psicóloga de investigación, acuña el término impulso reparador para denominar a la homosexualidad masculina, interpretando los deseos de hombres por hombres como un intento de reparación de la conexión entre padre e hijo, inexistente en la infancia.

La autora animaba a la creación de relaciones entre hombres tanto con los mentores como con compañeros y amigos como una manera de contener la atracción homosexual. A veces se emplea incorrectamente terapia reparadora como sinónimo de terapia de reorientación sexual, a pesar de que la terapia reparadora es solo un tipo de terapia de reorientación. En un libro de 1991, Joseph Nicolosi argumentaba que cada uno de nosotros, tanto hombres como mujeres, está impulsado por el poder del amor romántico. Estos enamoramientos consiguen su poder gracias al impulso inconsciente de convertirse en un ser humano completo. En heterosexuales, es el impulso de reunir la polaridad macho-hembra a través del anhelo por lo distinto de mí. Este libro ha sido criticado como un tratado religioso sobre la homosexualidad, levemente disfrazado de documento científico.